Oír hablar del aceite de cannabis para perros puede descolocar a muchas personas. Esto se debe al uso recreativo que se le conoce al cannabis y a la consideración de droga ilegal que ostenta en muchos territorios.

Pero lo cierto es que el Cannabis sativa lleva tiempo estudiado y se conocen los beneficios que puede aportar a los perros. Su uso en esta especie es legal en países cómo España y no presenta ninguno de los efectos psicoactivos que seguro tenéis en mente.

¿Es seguro para los perros administrarles aceite de cannabis?

Los estudios que se han desarrollado en el campo de la medicina veterinaria alrededor del aceite de cannabis y de sus efectos beneficiosos en los perros han llegado a conclusiones muy interesantes que hacen recomendable su uso.

Aunque se trata de una vía de investigación que tiene que seguir avanzando, los buenos resultados ha llevado ya a la comercialización de diferentes aceites de cannabis específicamente formulados para los perros. Por lo tanto, sí es seguro que utilicemos estos productos para nuestro perro, contando siempre con supervisión veterinaria.

Es muy importante señalar, para tranquilidad de todos los cuidadores, que el aceite que se extrae del Cannabis sativa está autorizado para su uso en la alimentación animal en países cómo España. Además, lo que se utiliza es un componente del cannabis, el CBD o cannabidiol, que no es psicoactivo.

Cómo actúa el aceite de cannabis en los perros

Hay que saber cuáles son las características del cáñamo para entender qué efectos van a producir sus componentes en el organismo del perro. Así, se trata de una planta que contiene diferentes sustancias denominadas fitocannabinoides. Estas interactúan con un sistema que recibe el nombre de endocannabinoide o SEC.

Es un sistema común a todos los cordados y se caracteriza por su complejo funcionamiento, participando en la regulación de múltiples procesos corporales. Está compuesto por diferentes receptores y enzimas, que van a estar presentes en un montón de tejidos.

Entre ellos se incluyen el sistema nervioso central y el periférico, el inmune y el digestivo, el hígado o la piel. Es importante tener estos datos en cuenta porque son los que explican los efectos que tendrá el aceite de cannabis y para qué casos puede estar indicado su uso. Por ejemplo, interviene en procesos fisiológicos relacionados con:

  • La creación de bienestar tanto a nivel psicológico como físico.
  • El mantenimiento de la homeostasis, que es el equilibrio interno del organismo.
  • La regulación de la energía, la sensación de hambre, el ánimo, el sueño o el dolor.

Efectos del aceite de cannabis para los perros

Los estudios realizados hasta el momento han descubierto que el aceite de cannabis consigue en perros efectos muy beneficiosos a diferentes niveles relacionados con el sistema endocannabinoide. Además, puede darse a perros de todas las edades tanto en tratamientos puntuales como de larga duración. Destaca sus usos como:

  • Antiinflamatorio.
  • Antioxidante.
  • Ansiolítico.
  • Neuroprotector.
  • Antiepiléptico.
  • Analgésico.
  • Nutracéutico.

Para qué sirve el aceite de cannabis para perros

Prestando atención a los efectos del aceite de cannabis en el organismo del perro, podemos entender que sirva para ejemplares con patologías muy diferentes. En principio, se considera que es un producto que contribuye a combatir molestias, en general, y desequilibrios, además de mejorar el estado de perros que están debilitados.

Pero en este punto es importante saber que el aceite de cannabis no tiene efecto curativo, sino que actúa como coadyuvante para mejorar estado y calidad de vida, complementando el tratamiento prescrito por el veterinario. Por eso no se trata de que pensemos que nuestro perro necesita aceite de cannabis y se lo demos nosotros.

Al contrario, si nos parece que está enfermo tendremos que acudir al veterinario para que diagnostique y decida si el aceite de cannabis puede formar parte del tratamiento. Será este profesional quien paute cómo administrarlo para evitar que se produzcan interacciones con otros fármacos o efectos adversos. Destacamos su uso para:

  1. Irritaciones en la piel, alergias y mal aspecto del manto.
  2. Problemas digestivos y falta de apetito.
  3. Dolores crónicos de moderados a intensos e inflamaciones, como la artrosis o la artritis.
  4. Síndrome de disfunción cognitiva, que es una patología similar al alzhéimer humano.
  5. Cáncer.
  6. Ansiedad y fobias.
  7. Convulsiones, como las que produce la epilepsia.

Dosis de aceite de cannabis para perros

Para dar con la dosis adecuada para cada animal hay que tener en cuenta diferentes factores, como el peso del perro o el formato en el que compremos el aceite de cannabis, ya que está a la venta tanto en gotas como en comprimidos. Se recomienda utilizar las gotas porque permiten una mejor dosificación.

Además, se da una absorción directa desde la mucosa oral. En otras palabras, garantizamos eficacia si se lo damos al perro poniéndoselo en la boca con ayuda de un gotero o jeringa. Si lo rechaza, vale mezclárselo con comida o agua. Cada fabricante nos va a indicar un rango de dosis que se han probado como seguras para los perros.

Se intentará siempre empezar con la más baja, pero habrá que ir ajustándola según responda el perro. Se trata de encontrar la que le proporcione efectos positivos, sin que se desencadenen reacciones adversas. Por supuesto, este ajuste es tarea del veterinario.

Riesgos de dar aceite de cannabis

En primer lugar, el uso recreativo al que se asocia el cannabis provoca las reticencias de muchos cuidadores, aunque en este caso estemos hablando de un uso terapéutico. Por eso insistimos en que el aceite de cannabis que se comercializa para los perros no va a contener ninguna sustancia que pueda provocarles efectos psicoactivos.

Pero esto no significa que pueda administrarse sin ningún control. Los estudios han encontrado más concentración de receptores cannabinoides en el cerebro del perro que en el de otros animales. Por eso es de suponer que son más sensibles a una sobredosis, que sí podría provocar reacciones adversas como:

  • Alteraciones neurológicas.
  • Somnolencia.
  • Heces blandas.
  • ncremento de la fosfatasa alcalina en la sangre.

En cualquier caso, para evitar problemas es importante escoger un buen producto específico para los perros, ceñirse a las dosis establecidas por el veterinario e ir ajustándolas según la evolución del animal.

Intoxicación por cannabis en perros

Hay que recordar que hablamos del aceite de cannabis formulado para perros. Si, en cambio, el perro inhala o ingiere cannabis en otra presentación podrían aparecer efectos adversos que requieren acudir de inmediato al veterinario y el pronóstico es reservado. Son:

  1. Aturdimiento o, al contrario, hiperactividad.
  2. Ojos vidriosos.
  3. Descoordinación.
  4. Hipersalivación y vómitos.
  5. Incontinencia urinaria.
  6. Alteraciones de la frecuencia cardíaca.
  7. Vocalizaciones.

Bibliografía
https://www.petpoisonhelpline.com/
https://www.stangest.com/simposio-cannabis-veterinaria/