Parece que a la hora de cultivar Marihuana, uno de nuestros principales objetivos es obtener cogollos del mayor tamaño posible. Algo totalmente racional ya que cuanto mayores sean, más podremos fumar.

Existen varias formas de hacer que una planta de Cannabis ofrezca cogollos más grandes, densos y resinados de lo habitual. Son técnicas naturales que no afectarán negativamente a la planta pero si afectaran de manera positiva al engorde de sus cogollos. Veamos en detalles cómo hacerlo.

La genética SI importa

Antes de comenzar a aplicar técnicas para el engorde de cogollos, debes saber que existen muchas cepas de Marihuana diferentes y que cada una de ellas produce una cantidad de cogollos mayor o menor.

A modo de ejemplo, genéticas cómo la “Critica Bilbo” o la “Big Bud” son muy productivas, ofreciendo cogollos muy grandes, densos y resinosos. Por otro lado, genéticas cómo la “Pakistan Chitral Kush” o la “Sandstorm”, ofrecen cogollos de menor tamaño (no por ello, menos deliciosos).

Así que antes de volverte loco mirando que es lo que puedes hacer o no para obtener una producción mayor, ten siempre presente elegir una buena genética antes de comenzar el cultivo.

PK para engordar los cogollos

El fósforo (P) y el potasio (k) son nutrientes indispensables para una planta de Marihuana en ciclo de floración. Estos nutrientes ayudan a la planta a desarrollar y engordar los cogollos correctamente.

De forma que si abonamos nuestra planta durante el ciclo de floración con un abono rico en PK (específico para floración de cannabis), obtendremos sin duda una mayor producción (cogollos más grandes y pesados).

No cometas el error de pensar que cuanto más abono uses, más engordarán los cogollos. Si te pasas abonando, la planta se estresará, los cogollos serán más pequeños y además posiblemente tengan un sabor horrible al fumarlos.

Quemar la punta de los cogollos (RIB)

Lo se, suena jodidamente extraño. Pero lo cierto es que si quemamos la punta superior de los cogollos durante la primera fase de floración (cuando aun se están formando y no engordando), se produce una mitosis que produce que el cogollo engorde aun más.

Esta técnica requiere de mucho perfeccionamiento, por lo que te recomiendo probar solamente en un cogollo para hacer la prueba, antes de que la líes parda en todo el cultivo.

Podas selectivas

Las podas selectivas pueden ayudarnos y mucho, a producir una mayor cantidad de cogollos o que los existentes, sean más gruesos y pesados. Es posiblemente una de las técnicas más naturales y recomendadas.

La poda FIM se usa para obtener más brotes de un mismo nudo, la apical es similar, pero estimulando principalmente el crecimiento de las ramas del mismo nudo. Doblar las ramas, hará que la luz penetre de forma más eficiente por todo el cogollo, lo que hará que engorde más.

Te recomiendo que veas por ti mismo las diferentes técnicas de poda que existen y apliques la que creas que puede ser más interesante para tu cultivo:

El poder de las raíces

Quizás pienses que las raíces de una planta de Marihuana tienen poco que ver con el engorde de sus cogollos. Lo cierto, es que tienen mucho que ver y de hecho, una planta con un buen sistema radicular producirá mucho más que una planta con un sistema radicular flojo.

Para obtener una buena producción de raíces es muy importante seleccionar una maceta de tamaño adecuado (al tamaño final de nuestra planta), un sustrato aireado (específico para el cultivo de cannabis) y regar siempre de forma moderada y sin abusar de los abonos.

Hacer trasplantes de macetas más pequeñas a mayores durante la etapa de crecimiento, también nos ayudará a obtener una sistema radicular mucho más desarrollado y eficiente.

La iluminación del cultivo

Otra de las técnicas que mejores resultados nos ofrecen a la hora de conseguir una buena producción, es tener un sistema de iluminación apropiado para el espacio de cultivo que estemos usando.

A modo de ejemplo, obtendrás mejores resultados usando un HPS de 600w (Vapor de sodio) en un armario de 1.2×1.2 que usando solamente un HPS de 400w. A mayor cantidad de luz de calidad, mejores resultados.

Los paneles LED de última generación como las Quantum Board, son una excelente opción para iluminar nuestros cultivos de cannabis. Con la ventaja frente al HPS, de que consumen menos energía y producen menos calor.

La temperatura es fundamental

Veámoslo así, una planta con exceso de calor, dedicará su energía a hidratarse constantemente para evitar morir deshidratada. Toda esa energía que dedica a hidratarse, no la está dedicando a engordar sus cogollos.

Una planta con una temperatura fría, no se desarrollará a la misma velocidad ni intensidad que una planta que se sienta cómoda con el clima. Así pues, tener una temperatura óptima en nuestro armario de cultivo es imprescindible para obtener buenos cogollos.

No cortar antes de tiempo

Las prisas nunca son buenas. El error más común que se aprecia en la mayoría de cultivadores de Cannabis, es cortar las plantas antes de que sus cogollos hayan madurado correctamente.

Una planta de Marihuana en floración, comienza formando unas pequeñas flores que se irán desarrollando y formando cogollos. Los cogollos formados en ocasiones terminarán juntándose con otros y formando buenas colas.

Cuando ya están desarrollados NO HAY QUE CORTAR. Porque es aquí, en este preciso momento, cuando la planta comienza a engordar y madurar los cogollos. Es decir, es en las últimas semanas de floración cuando los cogollos engordan de forma más intensa.

Así que cortar nuestras plantas (cosechar) antes de tiempo, es impedir que la planta termine de engordar sus cogollos de forma natural.

El tamaño SI importa

Tanto en cultivos de interior como en cultivos de exterior, el tamaño de la planta irá directamente relacionado con el tamaño de sus cogollos (además, de la propia genética).

Las plantas de mayor tamaño ofrecen cogollos de mayor tamaño, es así de sencillo (siempre que la genética sea productiva, obviamente). En exterior no suele haber problema con la altura de las plantas, pero en cultivos de interior hay que estar muy atentos.

Lo ideal es dejar que las plantas se hagan tan grandes como puedan, sin que lleguen a suponer un problema para nuestro cultivo (cultivo con espacio y altura limitadas).

Conclusión

Hay muchas formas de obtener cogollos de mayor tamaño, aunque personalmente te recomiendo no obsesionarte con ello ya que lo importante es la calidad y no la cantidad. Prefiero fumar solo un porro al día de buena hierba, que dos de mala.

A niveles generales, con una poda apropiada y el uso de un buen abono de floración (BIO/Mineral) es más que suficiente para apreciar mejores resultados. No obstante, todo importa y afecta de forma directa al engorde de los mismos… la temperatura, humedad, la iluminación…. Cuantos mayores factores puedas controlar, mejores resultados obtendrás.