Conocido también cómo “el mar verde”, el SCROG es una técnica que nos ayudará a obtener un gran número de ramas partiendo de una cantidad pequeña de plantas. De forma que con pocas plantas, podamos obtener muchos cogollos ¿interesante verdad?.

Vamos a ver cómo hacer un SCROG e nuestro propio armario de cultivo. Cómo verás es un proceso muy sencillo que simplemente requiere de unas podas selectivas de un poco de tiempo de crecimiento extra, antes de comenzar la floración.

¿Por que hacer un SCROG?

El SCROG se usa para aprovechar al máximo cualquier espacio de cultivo, con un número limitado de plantas. Es decir, con pocas plantas podremos rellenar todo nuestro armario de cultivo de forma muy sencilla.

Aprovechar todo el espacio de nuestro armario de cultivo y toda la luz de nuestro foco jugará a nuestro favor, ofreciéndonos una mayor producción y optimización de los recursos empleados. Es la mejor forma de obtener más por menos.

Preparamos las plantas haciendo que ramifiquen mucho
Moldeamos las ramas y las guiamos por la malla
Obtendremos una floración explosiva gracias al SCROG

Como hacer un SCROG partiendo de Semillas o Esquejes

No importa si usamos semillas o esquejes, simplemente debemos seleccionar una genética que sea ramificada. Cómo todos sabemos, hay genéticas que ramifican mucho y otras que apenas ramifican, estas últimas no son las más apropiadas para realizar un SCROG.

Podremos las semillas o esquejes a crecer bajo el foco hasta que tengan al menos cuatro o cinco nudos (los nudos son esas partes de donde salen las ramas). Recuerda usar macetas de buen tamaño, ya que una vez comencemos a usar la maya no podremos andar haciendo trasplantes.

Usa la poda apical para hacer un SCROG

Cuando nuestras plantas tengan cuatro o cinco nudos, cortaremos la punta de la planta (a esto se le llama poda apical). Al cortar la punta obligaremos a la planta a centrar su energía en el desarrollo de las ramas, justo lo que necesitamos, plantas muy ramificadas.

No te preocupes si las ramas no crecen de forma homogénea, más adelante con la malla podremos moldearlas a nuestro gusto, haciendo que llenen todo el espacio de cultivo disponible para obtener una gran producción.

Hora de colocar la malla

Para hacer un SCROG homogéneo debemos usar una malla de cultivo. Puede ser una malla de tela especial para cultivo o también una malla de obra, por ejemplo. Cualquier tipo de malla limpia y de material no absorbente nos servirá.

Colocaremos la malla por encima de las plantas, a unos cuarenta centímetros de la superficie de la maceta o a unos veinte centímetros de la punta cortada de nuestra planta. Y guiaremos las ramas por sus agujeros, de forma que vayamos cubriendo todo el espacio disponible.

Todo esto lo haremos durante el ciclo de crecimiento, es importante aclararlo para no liarla parda y tener un luego un gran descontrol en el cultivo. Así que obviamente, la fase de crecimiento será un poco más larga es este tipo de cultivo.

El ciclo de floración con SCROG

Una vez tengamos toda la malla llena de ramas, pasaremos a floración para que nuevas puntas emerjan de la malla. Estas puntas no las guiaremos por la malla, dejaremos que crezca verticalmente ya que de ellas saldrán nuestros apreciados cogollos.

Cómo la luz será aprovechada por las puntas superiores a la malla, es importante podar cualquier hoja que haya por debajo de la malla. Así que por debajo de la malla solamente debemos ver ramas, sin hojas. Si alguna rama no ha llegado a la malla, la eliminaremos.

Y ahora simplemente debemos esperare que nuestra planta termine su ciclo de floración y cosechar nuestra inmensa cosecha. Esta es una técnica de cultivo muy sencilla y agradecida.

Consejos para hacer un SCROG correctamente

Si nunca hiciste un SCROG no te desanimes si ves que comienza a volverse todo un poco complicado, ya que puede darnos esa sensación cuando veamos una malla repleta de ramas. Pero el SCROG consiste precisamente en eso 🙂

  1. Recuerda que no podrás mover las macetas para trasplantarlas, así que usa macetas grandes desde un inicio.
  2. Tampoco podrás moverlas para regar, así que debemos calcular bien el espacio para poder regar después sin problemas bajo la malla.
  3. Los SCROGs generan mucha humedad, es importante tener un ventilador en el interior del armario de cultivo y un buen sistema de intracción y extracción de aire, para evitar una humedad elevada durante el ciclo de floración.
  4. Saldrán puntas de las ramas durante la floración, calcula bien el espacio del que dispones libre para poder ir subiendo el foco cuando sea necesario. Sobre todo si utilizas genéticas sativas.
  5. El momento de pasar a floración es justo cuando la malla esté llena. Ni antes ni después.
  6. No olvides usar genéticas feminizadas, ya que no podrás desmontar el SCROG una vez comiences, y si sale un macho… será una faena que te dejará huecos sin cubrir.

Y poco más que añadir. Esta técnica de cultivo tiene muchos años así que seguro encontrarás algunos seguimientos en foros de cultivo de Marihuana, para que puedas comprobar los excelentes resultados que aporta cuando se hace bien.

¿Te hemos ayudado con la información?
(Votos: 0 Promedio: 0)