En la actualidad la mayoría de consumidores de Marihuana cultivan su propia hierba, excepto en los estados donde no está permitido. Otra opción si no se cultiva es comprarla, ya sea en una asociación de consumidores de Cannabis o a un dealer de confianza.

Pero ¿cómo saber si tenemos una hierba de buena calidad?. Hay algunos factores que nos ayudarán a identificar una buena hierba en muy poco tiempo, gracias a ellos evitaremos que nos den gato por liebre o podremo calificar adecuadamente nuestra propia producción.

Analizando la textura

Quizás piensesque una buena Marihuana debe tener unos cogollos generosos y muy prietos, pero lo cierto es que no es así. En base al tipo de hierba que estemos observando, los cogollos pueden ser grandes y prietos o finos y aireados, sin tener nada que ver con la calidad.

Las cepas sativas ofrecen por lo general cogollos más pequeños y aireados que las índicas, que suelen ser más productivas y con cogollos más prietos (ojo, no todas). Por eso no dedemos analizar nunca una hierba solo por la forma de sus cogollos, es imposible saber su calidad así.

Olor del cogollo

El olor si que nos puede dar una buena pista sobre lo que nos espera. La mayoría de cepas de alta calidad tienen un olor intenso y apetecible, debido a la gran acumulación de terpenos que contienen sus tricomas.

Si la Marihuana huele foja, mal o simplemente no huele, seguramente su calidad no sea buena. Por eso el olor es imprescindible para elegir una buena hierba.

Cantidad de tricomas

Como todos sabemos, los cannabinoides y los terpenos se acumulan en la cabeza de los tricomas, por lo que una hierba poco resinada será en resumen una hierba floja. Cuanta mayor sea la cantidad de resina que tiene una planta, mejor.

Pero cuidado, eso no significa que su nivel de THC o CBD sea muy elevado, ya que eso lo marca cada genética independientemente de la cantidad e tricomas que genere sobre los cogollos durante el ciclo de floración.

Color del cogollo

El color es otro factor importante a la hora de calificar la calidad de unos cogollos de Cannabis. Un verde muy intenso nos indicará que la planta está sobrefertilizada, por lo que rascará a la hora de fumarla (mal).

Un color muy suave, amarillento o marrón clarito puede indicarnos que esa hierba lleva años en una despensa y la clorofila se ha degradado tanto que ya ni siquiera muestra su color.

Un color verde natural, ni muy suave ni muy intenso, es el ideal para cualquier cogollo de calidad. Si este es el color que apreciamos, es que vamos por el buen camino.

Sabor y efecto

Obviamente hay que hacer una cata para poder concluir la calidad de una hierba. La intensidad del efecto, la duración del mismo, el tipo de colocón que nos ofrezca, su aroma, sabor y olor… nos indicarán sin error si estamos ante una marihuana de alta calidad.

Lo ideal es fumar solo hierba durante la cata o vaporizar, para evitar mezclar con el sabor del tabaco. Valorar sabor y aroma, para después esperar una media hora o algo más para poder experimentar sus efectos de forma clara.

Cada persona es un mundo, quizás busques una hierba de intensidad media o floja, otros prefieren una intensidad alta, por lo que aquí ya cada consumidor debe elegir entre sus gustos y ver si el efecto es el deseado.

¿Te hemos ayudado con la información?
(Votos: 1 Promedio: 5)