Aunque ambas plantas son similares y pertenecen a la misma rama genética, Cannabis sativa de la familia Cannabaceae, presentan algunas diferencias morfologicas y en composición, que marcan una gran diferencia.

Es posible distinguirlas a simple, además tienen usos diferentes ya que el cáñamo se emplea para obtener fibras, aceites y celulosa principalmente, mientras que la marihuana se emplea para fines recreativos o medicinales.

Diferencias físicas entre el Cáñamo y la Marihuana

Mientras que las plantas de Marihuana se han “domesticado” durante años en busca de las más productivas, potentes y aromáticas, el cáñamo ha seguido cultivándose durante siglos prácticamente del a misma manera.

  • Las plantas de cáñamo pueden llegar a medir hasta cinco metros de altura, mientras que las de marihuana son generalmente bastante más pequeñas.
  • Las plantas de cáñamo poseen tallos más macizos, mientras que las de marihuana son más huecos.
  • Las plantas de cáñamo son poco ramificadas, mientras que las de marihuana tienden a ser bastante ramificadas.
  • En el cultivo de cáñamo no importa si existe polinización, por lo que no importa si existen machos. En el cultivo de Marihuana se eliminan los machos para evitar polinizaciones.

Diferencias de composición entre el Cáñamo y la Marihuana

Las plantas de cáñamo producen a niveles generales, niveles altos de CBD y niveles muy bajos de THC. Mientras que la marihuana, produce niveles muy altos de THC y niveles muy bajos de CBD.

Aunque en la actualidad, ya se comercializan plantas de Marihuana con altos niveles de CBD y bajos niveles de THC, por sus beneficios medicinales frente a algunas patologías.

Diferentes usos del Cáñamo y la Marihuana

Mientras el cáñamo se cultiva principalmente con fines industriales como la obtención de materia vegetal, aceites, fibras vegetales, etc…. El cultivo de marihuana está más enfocado a fines lúdicos o medicinales.

Fibras vegetales (fibra de cáñamo), usos alimenticios (aceite de semillas de cáñamo, ricas en Omega3), obtención de celulosa, creación de biodiesel, prendas de vestir o creación de cosméticos, son solo algunos de los múltiples usos de cáñamo en la industria.

Cultivar cáñamo es mucho más sano y respetuoso con el medio ambiente que talar bosques para el mismo fin. El cáñamo crece mucho más rápido que cualquier especie de árbol y además sanea el suelo, eliminando metales pesados.