Todos sabemos que las plantas de Marihuana no destacan por su fuerte sistema radicular, ya que al contrario de lo que muchos piensan, es uno de sus puntos débiles. Por eso es importante utilizar un sustrato que sea ligero, el cuál permita a sus raíces desarrollarse libremente por toda la maceta.

Aquí es donde entra en juego la fibra de coco, un sustrato inerte (semi-inerte en realidad) que destaca por ser muy aireado y esponjoso, lo cuál facilita muchísimo el desarrollo de las raíces, haciendo que colonicen sin problema cualquier maceta. Veamos en detalle cómo cultivar cannabis con coco y cuales  son todos sus beneficios e inconvenientes.

¿Qué es la fibra de Coco?

La fibra de coco es un sustrato inerte que se obtiene como residuo de los cocos (frutos del cocotero). Tiene una gran capacidad absorbente, por lo que es ideal para retener agua. No se apelmaza por lo que mantiene en todo momento una excelente aireación.

En inicio es inerte, o debería serlo. Lo cierto es que la inmensa mayoría de fibra de coco que podemos encontrar en cualquier vivero o grow shop, contiene ya pequeñas cantidades de nutrientes. Suficientes para que las plántulas de cannabis sobrevivan sin necesidad de usar abonos durante la primera semana.

Podemos encontrar/comprar fibra de coco en ladrillos o ya expandida en sacos. Lo más recomendable es adquirirla en sacos, ya que así estará totalmente esponjosa y aireada.

Cómo plantar Marihuana en fibra de Coco

Al ser un sustrato prácticamente inerte, la fibra de coco se utiliza principalmente en cultivos de marihuana de interior. El proceso para cultivar hierba con este sustrato es muy similar al de cultivar en tierra, pero con algunas excepciones.

Rellenaremos una pequeña maceta con fibra de coco y la regaremos con agua, con el ph regulado entre 5.8 y 6.0, que es el ph adecuado para la etapa de crecimiento en fibra de coco.

Colocaremos la semilla en la maceta, de la misma forma que en cualquier cultivo convencional. Podemos poner la semilla germinada o sin germinar, indistintamente. No es necesario abonar en los primeros riegos, ya que el coco siempre tiene algunos nutrientes.

Pero a medida que la plántula crezca, y saque su primer par de falsas hojas, será necesario entonces abonar en todos o casi todos los riegos. Recuerda que el coco apenas tiene nutrientes, así que los que necesite la planta, los añadiremos nosotros manualmente.

Cuando la planta crezca, la trasplantaremos a una maceta de mayor capacidad. Cuando entremos en la fase de floración, debemos cambiar el ph del agua de riego para que esté sobre 6.2.

Cada dos o tres riegos de agua con abono, podemos hacer uno solo con agua (con el ph regulado). Incluir encimas en este riego solo con agua, es buena idea para eliminar restos de sales del sustrato.

Y a grandes rasgos poco más, el cultivo en fibra de coco está recomendado para cultivadores que ya tienen una experiencia dilatada en cultivos con tierra u otros sustratos. No está recomendado para cultivadores principiantes.

Beneficios de cultivar en fibra de Coco

Este tipo de cultivo tiene muchos más beneficios que inconvenientes, en comparación con el cultivo clásico en tierra. La fibra de coco nos ayudará a tener plantas más grandes y vigorosas, con macetas más pequeñas.

Permitirá que la planta desarrolle muchas más raíces que si utilizamos tierra y podremos variar el nivel de nutrientes en todo momento, aportando más cuando lo planta lo necesite. Veamos cuales son todos los beneficios de cultivar en coco:

  • Sistema radicular más desarrollado
  • Crecimiento más rápido de las plantas
  • No es necesario usar macetas grandes (cómo en el cultivo en tierra)
  • Sencillez a la hora de aplicar abonos
  • Nos avisa cuando es necesario regar
  • Es totalmente natural / ecológico
  • Menor necesidad de cantidad de sustrato

¿Sabías que la fibra de coco nos indica cuando hay que regar? Así es, este tipo de sustrato adquiere un color marrón intenso cuando está mojado. Pero cuando se seca, el color cambia a un marrón muy clarito.

Es importante regar antes de que el sustrato se seque por completo, de forma que cuando veamos que la parte superior de la maceta cambia de color, debemos regar. Sobre el tamaño de las macetas, una maceta de 7 litros de fibra de coco es equiparable a una maceta de 12 litros de tierra.

Inconvenientes de cultivar en fibra de Coco

Son muy pocos los inconvenientes que tiene esta clase cultivo, pero está bien recordarlos por si alguien no dispone de todos los medios necesarios para poder hacer un buen cultivo con este sustrato.

Veamos cuales son los contras:

  • En necesario medir el PH en todos los riegos
  • Es recomendable medir la EC en todos los riegos
  • Necesitamos abonar en casi todos los riegos
  • Hay que regar suavemente para evitar que se compacte
  • No todos los abonos son aptos para el cultivo en coco

Como ves los inconvenientes no son tan importantes, simplemente necesitamos tener un medidor de PH y EC, saber usarlos y dedicarle un poco más de tiempo a los riegos.

El elevado uso de abonos es posiblemente el peor inconveniente, ya que repercutirá directamente en nuestro bolsillo. Además, es preferible usar solamente nutrientes en formato líquido, ya que son más sencillos de usar con este sustrato.

¿Es recomendable cultivar en fibra de Coco?

Si ya tienes experiencia cultivando en tierra y quieres dar un paso más, si, es totalmente recomendable. Aunque el cultivo en coco requiere que le dediquemos más tiempo que si cultiváramos en tierra, merece la pena.

Obtendremos plantas más grandes y vigorosas, más productivas. Además, podremos controlar el nivel de nutrientes constantemente, haciendo que sea más sencillo nutrir a la planta en los momentos que más lo necesite. El lavado de raíces es también mucho más sencillo con este tipo de sustrato.

El coco es en resumen, una forma más sencilla de cultivar hierba, aunque requiere de una mayor dedicación. La mayoría de personas que prueban el cultivo en coco, ya no vuelven a cultivar en tierra, eso lo dice todo.