Todo en su justa medida y armoniosamente no debe suponer un problema a nadie, pero ¿qué sucede cuando se consume mucha Marihuana durante mucho tiempo?. Los efectos que puede causar en los humanos no son nada positivos.

Hay quien defiende sus usos medicinales y sus usos recreativos, nada que objetar siempre que sea en medidas adecuadas. Ya que cuando se abusa del Cannabis, al igual que sucede con cualquier otra sustancia, comienzan a aparecer efectos muy poco deseados.

Aclarar que el consumo esporádico no provoca ninguno de estos efectos, lo que a continuación te mostramos es lo que ocurre con un consumo prolongado y abundante. Veamos cuales son.

Personalidad antisocial e introvertida

Es curioso que cuando fumamos un poco de Marihuana, generalmente nos volvemos más sociables y extrovertidos. Incluso a veces hablamos y divagamos incansablemente con los amigos. Pero todo esto cambia cuando el consumo es abusivo y prolongado.

Cuando el consumo de Marihuana es abusivo y prologando en el tiempo, nuestra mente comienza a cambiar haciendo que nos volvamos más antisociales, sin ganas de acudir a reuniones familiares o de amigos, sin ganas de salir como antes o sin ganas incluso de conocer gente nueva. Todo lo que no tenga que ver con el Cannabis, deja de ser interesante para nuestra mente.

Aumentan nuestros pánicos

El consumo de Cannabis de forma prolongada puede afectar seriamente a nuestra mente, haciendo que nuestros miedos se intensifiquen sin ningún motivo o que percibamos peligros donde realmente no existen.

De la misma manera, se pueden crear grandes problemas de pequeños (hacer una montaña de un grano de arena), o todo lo contrario, no dar importancia a lo que realmente lo tiene.

Aumento de la ansiedad y el estrés

¿Te dijeron que el Cannabis ayudará a relajarte? Es algo que puede suceder a corto plazo, durante el efecto del mismo si utilizamos variedades índicas. Pero no es algo permanente, y con un consumo excesivo y duradero, en realidad la ansiedad empeorará y mucho.

El consumo abusivo de cualquier psicoactivo, cómo el Cannabis o el Alcohol, por poner más ejemplos, produce ansiedad y aumenta los niveles de estrés. Haciendo que debas consumir con mayor frecuencia para aliviarlos, de forma que la ansiedad será cada vez mayor, al igual que el consumo… es la pescadilla que se muerde la cola.

Tolerancia cero

A veces le daba una calada a un porro de Marihuana y estaba colocado durante horas, con el tiempo, me fumaba dos porros seguidos y a penas estaba colocado. Esto es algo habitual que le sucede a todos los consumidores de Cannabis que comienzan con un poco y terminan fumando a diario, constantemente.

La tolerancia va disminuyendo y cada vez es mayor el consumo que debemos hacer para conseguir el mismo efecto. Algo que obviamente, no es nada beneficioso para nuestro organismo.

Comienzas a dormir mucho peor

Cuando comienzas a fumar Cannabis parece que comienzas a dormir mucho mejor, pero es algo que cambia rápidamente conforme el consumo se hace más intenso y prolongado. Quienes fumamos marihuana continuamente sabemos que dormir ya no es cómo antes.

En primer lugar dejas de soñar, o por lo menos, rara vez recuerdas haber soñado algo. En segundo lugar parece que dormimos menos horas, esperando despertarnos antes para que comience el día y poder fumar un poco de hierba (si, algo similar al mono pero psicológico).

Y lo poco que se duerme, no se hace de la misma forma. No se descansa igual de bien por lo que en resumen, por mucho que te afirmen y te insistan, no, fumar Marihuana no es bueno para dormir (ni de lejos vamos).

Dejas de razonar con objetividad

El consumo abusivo también tiene efectos en nuestro cerebro, y es que deja de funcionar con los que podría denominar “normalidad”. Muchas cosas importantes como la familia o el trabajo, dejan de tener la importancia que tenían. De la misma forma que nos volvemos antisociales, también nos volvemos pasotas.

Creamos una dependencia física y mental

Podrán decirte y asegurarte que la Marihuana es una droga blanda (que lo es) y que como tal no genera adicción. Pero te aseguro que es totalmente mentira. Consumir Marihuana de forma ocasional no es lo mismo que consumirla a diario y de forma abusiva.

Y no hablo solo por mi, también por muchos amigos que tras meses y años de consumir Cannabis de forma bastante intensa (más de dos porros diarios, muchas veces solo de hierba y durante años), se han planteado dejar de fumar para darse un respiro o porque estaban comenzando a notar los efectos negativos del Cannabis.

Ansiedad intensa, escalofríos, mal humor, estrés o sudores fríos durante la noche son solo algunos de los efectos físicos y mentales que han/hemos padecido. Cuando el consumo de cannabis es muy alto, dejarlo supone todo un reto.

Opinión personal

Te reirás al saber que quien te escribe ha fumado Marihuana durante más de veinticinco años, a veces consumo esporádico y otras veces consumo intensivo durante muchos años seguidos. Dejando de fumar en ocasiones y volviendo en otras….

Mi mejor consejo es que no te acostumbres a fumar hierba. Si te gusta, hazlo siempre con cabeza, en dosis muy pequeñas y de forma muy ocasional. De lo contrario, terminará gustándote demasiado y terminarás aumentando la cantidad y frecuencia sin casi darte cuenta. Todo en su justa medida, cómo el alcohol, el café o incluso el azúcar no tienen por qué ser nocivos… pero si abusas… malo.