Es completamente normal cometer errores mientras cultivamos Marihuana, ya que nadie sabiendo y es precisamente con la experiencia, como vamos aprendiendo y viendo que hicimos mal y que consecuencias ha tenido.

Precisamente para eso, para evitar que tu cometas los errores que muchos hemos cometido al plantar cannabis, hemos recopilado los principales para que puedas verlos y comprobar que tal lo estás haciendo ¿Preparad@?

Elegir mal la genética a cultivar

Ya sabemos que existen muchos clases de marihuana diferentes y que cada una de ellas tiene unas características muy concretas. Un error muy habitual a la hora de cultiva marihuana tanto en interior como en exterior, es que nos dejamos llevar por las modas y recomendaciones.

Ahora esta la Hawaiian Snow está muy de moda, o mi amigo me recomienda la Jamaican Blue… pero ¿Sabes si realmente esa planta se adapta a tu intención de cultivo? Quizás tengas un pequeño armario de cultivo y lo más recomendable sea optar por cepas índicas… Y sin embargo, quizás estás comprando todo lo contrario.

Saber cuando va a crecer en altura una planta de hierba durante su ciclo de floración o cuanto tiempo necesita para terminar de florecer, es imprescindible para poner elegir una genética apropiada a nuestras necesidades.

Además, también debemos tener muy claro si buscamos cepas que tengan efectos relajantes (índicas) o si preferimos que tengan un efecto más social y creativo (sativas). Incluso si queremos una mezcla de todo (híbridos).

Por no olvidar si queremos que nuestra semilla sea regular (puedan salir machos y hembras), sea feminizada (solo saldrán hembras) o incluso si la queremos autofloreciente (no necesitas amoldar ciclos de luz para florecer).

Usar un sustrato inadecuado

Como todos sabemos se puede cultivar marihuana en tierra, en fibra de coco, en arlita, en lana de roca, en dwc (agua) o en aeropónico (raíces al aire). Cada uno de estos medios es más y más complicado que el anterior, de forma que un cultivador nobel (principiante), no deberia optar nunca por un medio de cultivo complejo.

¿Es la primera vez que plantas cannabis? Entonces no te compliques la vida y hazlo de la forma más sencilla posible, que es plantando tus semillas en tierra. Eso si, recuerda que la tierra debe ser de alta calidad o de lo contrario estarás perdiendo el tiempo.

Si ya tienes algo de experiencia cultivando, quizás te interese pasar al cultivo en Coco, que es una excelente opción al cultivo en tierra y además ofrece muchos beneficios (pero, es más complejo que el cultivo en tierra).

Y si ya eres todo un experto, entonces opta por el medio que más te guste o más cómodo sea para ti. Teniendo siempre presente, que no hay nada tan sencillo cómo cultivar en tierra.

Abusar de los abonos

Está muy extendida la idea de que cuanto más abono utilicemos, más rápido y mejor van a crecer nuestras plantas. ERROR!! El uso abusivo o descontrolado de abonos, hará que nuestras plantas de maria sufran multitud de problemas debido a las deficiencias y sofrefertilizaciones.

¿Deficiencias de nutrientes? Si, porque si abonamos en exceso, saturaremos las raíces de sales y estas no podrán absorber correctamente los nutrientes que necesitan. Así que recuerda, abonar mal es condenar el cultivo al fracaso.

Con un buen sustrato (suponiendo que estemos cultivando en tierra), no es necesario abonar durante el ciclo de crecimiento ¿Sorprendido? Pues así es.

La tierra de calidad tiene todos los nutrientes que una planta de hierba necesita durante sus primeros meses de vida.

Únicamente es recomendable abonar un poco cuando comencemos el ciclo de floración, y luego cuando los cogollos comiencen a engordar. FIN. Así que no te creas todo lo que las marcas comerciales de abono te dicen, porque ellos lo que quieren es vender, obviamente.

Regar mucho o poco

Incluso cultivadores con experiencia terminan cometiendo este error a menudo. Y es que calcular el nivel de humedad óptimo para el sustrato de nuestras plantas es en realidad complicado, pero una vez que le cojas el tranquillo, verás como es sencillo.

Si dejamos que la tierra (o el coco) se seque en exceso, las raíces sufrirán bastante haciendo que la planta tenga que dedicar mucha energía a sanarlas cuando decidas regar. Si riegas demasiado tarde, la planta puede incluso morir.

Al lado contrario, si regamos mucho, el sustrato quedará demasiado humedecido y las raíces no podrán respirar bien. Si, las raíces también necesitan estar un poco aireadas. En este caso, terminarán por podrirse haciendo que la planta no crezca o florezca bien e incluso muera.

Utiliza tu dedo como medio fiable para saber si hay que regar o no. Hunde tu dedo en el sustrato, si al sacarlo hay tierra pegada a el, aun hay humedad suficiente y no hace falta regar. Si al sacarlo sale más o menos limpio, el sustrato está seco y necesita ser regado.

No usar bien la iluminación

Si cultivas Marihuana en exterior, usando la luz del sol, puedes saltarte este paso. Pero si cultivar en interior, usando una bombilla de bajo consumo (CFL), una lámpara de halogenuros metálicos (HM) o de vapor de sodio a alta presión (HPS), incluso si utilizas luz led en cualquiera de sus modalidades (Quantum Board / Ufo) debes saber que uno de los errores más comunes es no poner el foco a una distancia adecuada de las plantas.

Si pegamos mucho el foco a las plantas, pensando que así tendrán más luz y crecerán más rápido… terminaremos estresando a las plantas por calor e incluso haciendo que se quemen las hojas superiores y nuevos brotes. No cometas este error.

Si dejamos el foco demasiado alejado, las plantas no tendrán toda la luz que necesitan y terminarán estirando demasiado (espigándose), algo poco beneficioso pues ocuparán más lugar del que realmente necesitan y sus tallos quedarán finos y blandos.

No respetar los ciclos lumínicos

En cultivos de exterior no supone un problema, pues es el sol quien marca los ciclos. Pero en cultivos de interior debemos ser conscientes de que las plantas de maria necesitarán X horas de luz para crecer o florecer y X horas de luz para descansar.

Es un error muy común y muy grave, encender la luz cuando las plantas están descansando para ver como están, para hacer labores de cultivo, para tomar alguna foto, para enseñárselas a un amigo…. No cometas este error, estresará las plantas y pueden terminar volviéndose hermafroditas.

Cosechar demasiado pronto

Este error lo comenten generalmente los cultivadores con poca experiencia, pues no saben que es precisamente durante las últimas semanas de floración cuando más engordan los cogollos.

Si cortamos los cogollos demasiado pronto, además de tener un tamaño muy inferior al que deberían (menos producción para nosotros), no se habrán madurado correctamente, lo que también significa que el sabor y el efecto no serán todo lo bueno que deberían.

Dependiendo de cada genética, la planta necesitará dos, tres o incluso cuatro meses para engordar correctamente sus cogollos antes de que debamos recolectarlos.

Hacer mal el secado de los cogollos

La ansiedad por probar nuestros cogollos puede hacer que cometamos el error más grave de todos, no secar bien nuestro preciado cogollos. Un cogollo mal secado, estará pajizo, demasiado seco. O por contra, demasiado húmedo, infumable.

Secar bien los cogollos de marihuana requiere de su tiempo, que generalmente es de entre siete y diez días en climas normales y de entre diez y veinte días en climas húmedos. Un mal secado echará a perder todo el trabajo que hemos dedicado durante los meses anteriores.

Tómate muy en serio este paso porque de el depende que puedas fumar cogollos de calidad o una porquería que te hará enfadarte bastante.