Todos hemos oído hablar del ciclo de floración de las plantas de Maria, ese momento en el que comienzan a desarrollar los cogollos que una vez maduros y secos, podremos fumarnos para experimentar efectos psicoactivos o medicinales.

El ciclo de floración es quizás el más complejo de comprender dentro del ciclo vital de la planta de Cannabis, así que lo explicaremos de forma sencilla pero precisa, para que en apenas un par de minutos, sepas perfectamente en qué consiste.

No todas las plantas de Maria florecen igual

Existen diferentes tipos de Marihuana y cada cuál tiene su propia fase o ciclo de floración. Podemos englobar las diferentes cepas en Sativas (plantas de larga floración), Índicas (plantas de corta floración), Híbridos (plantas con un ciclo de floración medio) y Autoflorecientes (plantas que florecen de forma independiente).

  • Sativas
  • Índicas
  • Híbridos
  • Autoflorecientes

Dependiendo del tipo de Marihuana que estemos cultivando, el ciclo de floración durará más o menos tiempo. También influirá y mucho, si el cultivo de Marihuana lo estamos haciendo Indoor (en un armario de cultivo dentro de casa, donde podemos controlar el ciclo lumínico), o si el cultivo es exterior (donde la planta depende de la luz del sol).

Ciclo de floración en plantas Sativas

Las varidades Sativas destacan por tener un efecto generalmente psicoactivo, social y despierto. Pero también, por tener un ciclo de floración largo, en ocasiones, muy largo.

En cultivos de interior, donde podemos manipular las horas de luz que recibe nuestra planta de Maria, podemos florecer una variedad sativa en un plazo de dos meses y medio a cuatro meses de duración. Cada cepa es diferente, por lo que algunas terminarán de florecer en tres meses mientras que otras necesitarán varias semanas más.

En cultivos de exterior, donde las plantas dependen de la luz solar, el ciclo de floración suele comenzar a mediados del verano y finalizar de Octubre a Noviembre (en ocasiones, casi Diciembre).

¿Cómo es la floración de una cepa Sativa?

Al comenzar el ciclo de floración, tanto en interior cómo en exterior, las variedades sativas darán un gran estirón. llegando a triplicar su tamaño, o incluso cuadriplicarlo, dependiendo de la cepa.

Luego comenzará la formación de cogollos, su desarrollo y formación, engorde y por último, maduración. La distancia internodal es generalmente amplia en este tipo de cepas.

Ciclo de floración en plantas índicas

las variedades Índicas destacan principalmente por su efecto relajante, y también por su corto ciclo de floración, que rara vez supera los dos meses o dos meses y medio.

En cultivos de interior, una vez que cambiemos el ciclo lumínico a 12/12 (doce horas de luz y doce de oscuridad, para inducir la floración), nuestra planta de Marihuana tardará entre siente y diez semanas en florecer por completo. Siendo lo habitual, una media de ocho semanas.

En cultivos de exterior, la floración comenzará a mediados de verano y a niveles generales (dependiendo de cada cepa), podremos cosechar antes de mediados de Octubre.

¿Cómo es la floración de una cepa Índica?

A diferencia de las cepas Sativas, las Índicas no crecen tanto durante el inicio de la floración. Lo habitual es que doblen su tamaño como mucho, en ocasiones ni tan siquiera eso.

Una vez finalizado el crecimiento, la planta comenzará a formar cogollos rápidamente para después engordarlos y madurarlos. Realmente se pueden apreciar cambios significativos día a día. Lo habitual en este tipo de cepas (Índicas), es que tengan una distancia internodal corta.

Ciclo de floración en Híbridos

Las plantas de Marihuana denominadas “híbridos” son el resultado de cruzar cepas sativas con índicas, o hacer refritos con ellas (varios cruces con otras híbridas). Por lo que el ciclo de floración de una planta híbrida es indeterminado.

Existen cepas híbridas que florecen en ocho semanas mientras que otras florecen en doce o catorce semanas (hablando de cultivos en interior). Habrá con que consultar con el banco de semillas que distribuya cada cepa para saber su ciclo de floración.

Ciclo de floración en plantas Autoflorecientes

Las plantas Autoflorecientes no utilizan las horas de luz para entrar en el ciclo de floración, sino que lo hacen de forma automática cuando ya han llegado a su madurez sexual. Es decir, florecen cuando lo estiman, a su bola.

Dentro de las cepas Autoflorecientes podemos encontrar variedades con una floración más larga o más corta, aunque por lo general suele ser corta. Unas ocho o doce semanas como mucho.

La inmensa mayoría de plantas Autoflorecientes son el resultado del cruce una rudelaris con una cepa sativa, índica o un híbrido. Por eso su ciclo de floración puede ser variado, aunque nunca tan largo como el de una sativa pura.