El purín de ortigas es un excelente abono de crecimiento gracias a sus altos contenidos en nitrógeno, además, también podemos usarlo foliarmente como insecticida natural, ya que es un repelente extraordinario.

Elaborarlo por nosotros mismos en casa en muy sencillo, tan solo necesitaremos un barreño con agua y algunos gramos de ortigas para macerarlas. Conseguiremos un abono y un repelente 100% natural (BIO) y además, gratis. ¿Quieres saber como preparar purín de ortigas y cómo usarlo? Vamos allá.

Cómo preparar un Purín de Ortigas paso a paso

En un barreño o cubo grande, pondremos tantos litros de agua como litros de purín de ortigas queramos conseguir. Es importante que el agua esté libre de cloro, así que si usamos agua del grifo, debemos dejarla reposar al menos un día para que se evapore todo el cloro.

Lo ideal es usar agua de lluvia o de un pozo, libre de cloro. Pero la del grifo, una vez reposada, también sirve. Si queremos obtener diez litros de purín de ortigas, usaremos diez litros de agua.

El siguiente paso es recolectar ortigas (urtica) para preparar el macerado. Necesitamos cien gramos de ortigas por cada litro de agua que vayamos a utilizar (100gr/litro). Si queremos usar 10 litros de agua, necesitaremos 1 kilo de ortigas. Si queremos usar 1 litro de agua, necesitaremos 100 gramos de ortigas.

Las ortigas son muy sencillas de encontrar en grandes jardines o zonas boscosas, ten cuidado de no tocarlas con las manos, debes utilizar guantes.

Macerado de Purín de Ortigas

Ahora que tenemos todos los ingredientes, barreño con agua sin cloro y ortigas, llega la parte de preparar el macerado. Cortaremos las ortigas en trozos pequeños (tampoco tienen que ser milimétricos, de 4/6 centímetros es suficiente) y las pondremos en el agua del barreño.

Dejaremos macerar la mezcla al menos durante doce días, removiendo una o dos veces por día todo el mejunje. El barreño estará cerrado pro una tapa mientras tanto. Pasados los doce días, colaremos el resultado guardando el agua y tirando los restos vegetales.

Si, el olor del purín de ortigas es muy desagradable pero tranquilo, no significa que se haya puesto malo, es así. El agua del purín de ortigas la guardaremos en garrafas para utilizarla en nuestros cultivos.

¿Cuando debemos utilizar el Purín de Ortigas?

En cultivos de Marihuana, es recomendable esperar a que las plantas hayan crecido al menos durante un mes, antes de utilizar cualquier tipo de abono. No por abonar antes o en mayor cantidad, van a crecer más ni mejor.

Una vez que nuestras plantas tengan un mes de vida, podemos comenzar a usar abonos como el purín de ortigas, para aportar nutrientes necesarios para el desarrollo, como el nitrógeno. Este abono natural también sirve para cualquier otro tipo de planta.

El purín de ortigas aportará muchos beneficios a nuestras plantas, ya que es muy rico en nitrógeno pero también en otros micro elementos como el hierro, calcio o fósforo. Haciendo que sea un abono de crecimiento muy completo y totalmente orgánico.

Si queremos usar el purín de ortigas como insecticida natural, podemos hacer siempre que queramos. Intentando evitar usarlo cuando estemos hacia el final de la floración, donde no es recomendable aplicar nada foliarmente para evitar mojar los cogollos.

Cómo usar el purín de ortigas como abono

El purín de ortigas es muy rico en nitrógeno por lo que es un abono natural ideal para la etapa de crecimiento de nuestras plantas de Marihuana. Se trata de un abono BIO y prácticamente gratuito, muy efectivo y beneficioso ¿qué más podemos pedir?.

Usarlo es muy sencillo, simplemente debemos usarlo tal cual como agua de riego. Podemos regar con el una vez al mes, una vez que nuestras plantas de Cannabis ya son grandes (tienen al menos un mes de vida). No es necesario diluirlo en agua ni nada similar.

Sin embargo, si que es recomendable ajustar el nivel de PH del agua para que nuestras plantas puedan absorber mejor los nutrientes. Esto se consigue con un medidor de PH y un poco de zumo de limón. Un PH de 6.2 en cultivos de tierra y de 5.9/6.0 en cultivos de coco es el óptimo.

Purín de ortigas como insecticida ecológico

Además de ser un excelente abono, también es un repelente natural impresionante. Repele ácaros, insectos e incluso hongos (si, es un antibacteriano y antifúngico estupendo).

Para utilizarlo debemos diluir una taza de purín de ortigas con dos tazas de agua (1:2) y pulverizar la mezcla sobre nuestras plantas. Si se trata de un cultivo de interior, es interesante tener la ventilación activada para que las plantas se sequen rápidamente.

Podemos pulverizar con purín de ortigas una vez cada quince días para mantener a nuestras plantas protegidas con este estupendo insecticida BIO.