Después de varios meses de trabajo viendo como han crecido y florecido nuestras plantas de Marihuana, no podemos meter la pata en una de las partes más importantes de todo el cultivo, el secado y el curado.

Secar bien nuestros cogollos marcará la diferencia entre tener unos cogollos quebradizos y pajizos o tener unos cogollos de calidad con su punto óptimo de humedad. Después de secarlos bien, un buen curado hará que su sabor sea extraordinario. Veamos en detalle cómo hacerlo todo bien.

Cómo secar los cogollos de la Marihuana

Debemos ser conscientes de que un secado rápido es sinónimo de un mal secado, algo que puede arruinar nuestros cogollos. Así que lo primero, es ser paciente. El proceso de secado suele durar entre diez y quince días de media.

Existen varias formas de secar los cogollos, así que vamos a repasar cuales son las más usadas y efectivas.

Secado mediante malla

Para secar correctamente nuestros cogollos, debemos eliminar las hojas que los rodean. Una vez estén limpios, lo ideal es colocarlos sobre una malla de secado específica para cogollos de Marihuana (la venden en todos los Grow Shops del mundo).

Debemos colocar la malla en un lugar oscuro que no tenga corrientes de aire. Simplemente ventilaremos ese lugar una o dos veces al día para eliminar el exceso de humedad que se va generando.

Los cogollos estarán secos pasados entre diez y quince días, para comprobarlo podemos probar a doblar alguna rama que quede por ahí. Esta debe crujir, indicando que se ha secado correctamente.

Secado en caja de cartón

A pesar de lo rudimentario que es, ha demostrado ser súper efectivo. Bastará con coger una caja de gran tamaño y hacer agujeros en su interior para pasar alguna cuerda. La idea es hacer una especie de “tenderete” donde tender nuestros cogollos de Marihuana recién cosechados.

Cerraremos la caja y dejaremos que los cogollos se sequen ahí tranquilamente durante diez/quince días. Abriremos la caja una o dos veces al día para ventilarla.

Secado dentro del indoor

Al igual que en la caja de cartón, podemos colgar nuestros cogollos (limpios) del indoor para que se sequen en su interior. Simplemente debemos abrir el indoor entre tres y cuatro veces por día para que se ventile y salga el exceso de humedad. No utilices ningún tipo de ventilador ni extractor.

También podemos colgarlos en cuerdas en una habitación oscura, donde no haya ningún tipo de corriente de aire.

Errores comunes al secar Marihuana

Existen muchas formas de secar correctamente cogollos de Cannabis, pero también son muchos los errores que podemos cometer y que harán que los cogollos se echen a perder.

  • Evitar corrientes de aire

Nunca pongas tus cogollos en medio de una corriente de aire, tampoco utilices ventiladores ni extractores ni absolutamente nada que genere corrientes de aire. Las corrientes de aire provocarán que los cogollos se sequen excesivamente rápido, quedando quebradizos y sin humedad.

  • Evitar la luz durante el secado

La luz, sobre todo la solar, tiene la capacidad de degradar los tricomas de nuestros cogollos. Algo que producirá que su potencia y sabor sean mucho menores. Debemos evitar por completo la luz, siendo lo más recomendable un secado a oscuras.

  • Evitar los lugares con mucha humedad

Nuestros cogollos ya tienen mucha humedad y lo ideal es ponerlos a secar en lugares donde la humedad relativa esté por debajo del 50%. Si la humedad es muy alta, podemos provocar la aparición de hongos, que destrozarán nuestros cogollos.

  • Ser paciente y esperar

Hay quien ha metido sus cogollos al microondas o al horno, incluso quien los ha pasado por el secador con la intención de secarlos más rápido. Esto es un grave error que echará a perder tus cogollos. El secado lleva un tiempo y debemos respetarlo.

  • Evitar que los cogollos se toquen

Respeta la distancia entre cogollos, evita que se toquen. Si cuelgas las plantas para secarlas, evita también que los cogollos se toquen entre ellos. Si se tocan, se crearán puntos con una mayor humedad relativa que probablemente terminarán formando hongos.

Cómo curar los cogollos de Marihuana correctamente

El proceso de curado consiste en dejar descansar los cogollos de Marihuana un periodo de tiempo no inferior a dos o tres meses. Siendo lo recomendable, llegar incluso al año de curado.

Durante este tiempo, muchos componentes de los cogollos cómo el nitrógeno, se irán degradando, haciendo que el sabor al fumar sea más suave. Además, muchos cannabinoides se transforman durante este proceso, por lo que se hace prácticamente imprescindible.

Para curar los cogollos podemos meterlos en cajas específicas de curado, elaboradas en madera de cedro (disponibles en cualquier Grow Shop). O bien, podemos guardar los cogollos en botes de cristal y cerrarlos.

La forma más común de curar es mediante botes de cristal, por lo sencillo que resulta conseguirlos. Guardaremos los botes en un lugar oscuro y fresco de nuestra casa, para que el curado se haga correctamente.

Al principio, es importante abrir los botes al menos una vez por semana para que se aireen un poco, ya que los cogollos recién secados pueden contener aun un poco de humedad sobrante. Una vez pasado un mes, no hará falta volver a abrirlos para airearlos, simplemente los dejaremos reposar, bien cerrados.

¿Por qué es necesario curar?

Hay quien compara la Marihuana con el jamón, no es lo mismo un jamón fresco (jamón york) que un jamón bien curado (un 5J por ejemplo). Lo mismo sucede con la Marihuana, no es lo mismo fumarse un cogollo recién secado, que un cogollo bien curado.

¿Cuanto tiempo dura un buen curado?

A partir de los tres meses de curado ya comenzaremos a notar cambios significativos en el sabor y efecto de nuestros cogollos. Sin embargo, será cuando lleven alrededor de un año curando cuando estén en su punto óptimo.

Conclusión

Es muy sencillo secar bien nuestra cosecha, aunque sea en una caja de cartón. También es muy sencillo curar bien nuestros cogollos, aunque sea en frascos de cristal. Lo importante es hacerlo sin prisas y dejando que se haga el proceso lentamente, a su ritmo.

Podemos fumar cogollos recién secados, sin duda. Por eso es recomendable dejar algunos cogolletes separados para consumirlos mientras el resto van curando correctamente.